Acelga

Una de las hortalizas más populares es la acelga. Se trata de una planta comestible con tallo blanco y hojas verdes de gran tamaño. Los beneficios y propiedades de la acelga son numeros, es cultivada tanto para acompañar la comida como para fines medicinales.

Propiedades de la acelga

Beneficios y propiedades de la acelga

Imagen proporcionada por: pixabay.com

La acelga, destaca principalmente por su contenido en antioxidantes. Se dice que las verduras con colores fuertes presentan esta característica. Debido a esto, veremos a continuación las diferentes propiedades de la acelga que ayudan a combatir distintas enfermedades y problemas de salud.

  • Su contenido en agua es importante para una generosa hidrogenación del cuerpo.
  • Aporta gran cantidad de vitaminas A, E y C que mantienen la piel, visión, huesos y hasta el cabello sanos. De igual forma, está compuesta por minerales como potasio, magnesio, hierro y yodo. En conjunto son capaces de preservar varias funciones del organismo:
    • Proteger el sistema nervioso.
    • Proteger el intestino.
    • Producir hemoglobina.
    • Hormonas tiroideas.
  • También aporta macronutrientes, fibra y calcio. Es sumamente rico en betacarotenos y folatos, que contribuyen a fortalecer el sistema inmune, formando glóbulos rojos y blancos.
  • Las personas que cuidan su alimentación no tendrán de qué preocuparse. Tiene muy pocas calorías y la grasa es casi nula.

Beneficios de la acelga

Es originaria del Mediterráneo, aunque su cultivo se ha ido expandiendo alrededor del mundo. A continuación hacemos mención de algunos de sus beneficios:

  • Regula el azúcar: Esta hortaliza tiene la capacidad de regular el azúcar en la sangre. Con el ácido siríngico, antioxidantes y otros químicos estimulan la metabolización de los azúcares. Si eres diabético o estás en riesgo de padecer, consume acelgas.
  • Protege el corazón: Los efectos antiinflamatorios de los antioxidantes presentes en la acelga, sumado a los fitonutrientes y potasio, protegen al corazón. Aquellos que la incluyen en sus platos reflejarán una presión arterial regulada. Es decir, evita la hipertensión, ataques cerebrovasculares y cardíacos.
  • Tiene propiedades anticancerígenas: Sus componentes eliminan los radicales libres, quienes deterioran las células convirtiéndolas en cancerosas. Estudios demuestran que los vegetales y frutas similares a la acelga, en cuanto a propiedades, previenen el cáncer.
  • Fortalece tu sistema inmunológico: Ayuda a producir tanto glóbulos rojos como blancos, por lo tanto, promueve la aparición de anticuerpos por parte del organismo. Disuelve coágulos de sangre fortaleciendo el sistema inmune. Además, evitas infecciones o enfermedades causadas por agentes externos. Importante opción si tienes hijos menores en casa.
  • Promueve la salud neuronal: Por su contenido de potasio y vitamina K, se posiciona como buen estimulante del desarrollo cognitivo. Estos componentes se encuentran en el cerebro y se ven influenciados al consumir acelga. De hecho,la acelga es beneficiosa para las personas que sufren de Alzheimer. Limita el daño causado en el cerebro.
  • Regula el colesterol y baja de peso: Si estás llevando a cabo una dieta, recuerda que la acelga es valiosa. Su composición de calorías es baja. Te brinda una sensación de abundancia y saciedad, debido a las fibras. Regula tu colesterol envolviendo grasas de alimentos ingeridos y expulsándolas al exterior.

Alimento nutritivo, anímate a descubrir la acelga

Beneficios y propiedades de la acelga

Imagen proporcionada por: pixabay.com

Se trata de una de las hortalizas mejor valoradas nutricionalmente. Puedes consumirla fresca, en ensaladas, guisos o batidos… Especialistas recomiendan comerlas cuando presentan sus hojas de color oscuro porque concentran mayor cantidad de nutrientes.

Es normal encontrarlas en diversos lugares, su cultivo se ha popularizado. Trata de elegir las de hojas medianamente grandes y sin manchas, tienen mejor sabor. Y nunca olvides lavarlas cuidadosamente para liberarlas de tierra u otros desechos. Evita que falte en tu alimentación diaria y en la de tu familia.